Diócesis de México
Iglesia Ortodoxa en América
O. C. A.
San Esnandulia de Persia.

Santa Esnandulia de Persia se menciona en el relato del martirio de los santos José el sacerdote y Aitalas el diácono. El historiador Sozomen también describe sus sufrimientos en su Historia de la Iglesia (Libro 2, cap. 13).

 

Esnandulia era una devota cristiana de la ciudad de Arbela que visitaba a los que sufrían en la cárcel por causa de Cristo. Cuando se enteró de que los santos José y Aitalas estaban en la prisión, fue con sus sirvientes de noche y sobornó a los guardias con oro. Le permitieron llevar a los santos a su casa hasta el amanecer. Apenas estaban vivos y no podían hablar. Los llevó a casa y los acostó, curando sus heridas y besando sus manos y pies destrozados.

 

San José recuperó el conocimiento y vio llorar a Esnandulia. Le dijo que la compasión que había mostrado por él y por Aitalas agradaba a Dios, pero pensaba que sus amargos lamentos eran contrarios a la esperanza cristiana.

 

Ella respondió: "Cuando uno se siente movido por la compasión, es natural llorar".

 

Sin embargo, dijo San José, “no debéis llorar por nosotros, porque las torturas soportadas por Cristo van seguidas de la alegría eterna”.

 

Los dos santos fueron devueltos a prisión a la mañana siguiente, como se prometió. Después de seis meses, sus heridas se habían curado hasta cierto punto. Podían estar de pie y caminar un poco, pero las manos de Aitalas colgaban a su lado flácidas e inútiles.

 

Se nombró a Zeroto como juez, y entró en la ciudad ofreciendo sacrificios a los dioses en los diversos templos. Algunos de los sacerdotes le hablaron de los santos José y Aitalas, que habían sido torturados por orden del príncipe Ardasabor, el jefe de todos los magos de Persia. Le explicaron a Zeroto que su ejecución se retrasaría hasta que se recuperaran de sus heridas.

 

Cuando escuchó esto, Zeroto ordenó que los mártires fueran llevados ante él. Usó halagos y luego amenazas en un intento de persuadirlos para que ofrecieran sacrificios a los dioses paganos. Cuando esto resultó infructuoso, el juez los golpeó durante mucho tiempo.

 

Cuando fueron llevados nuevamente ante el juez, Zeroto trató de que los santos comieran la comida que se había ofrecido a los ídolos, pero se negaron. Luego, el juez los volvió a golpear y ordenó a otros cristianos que los apedrearan. Los soldados fueron a las casas de los cristianos para obligarlos a acudir a la sala del juicio. Cavaron un hoyo y colocaron a San José en él, luego pusieron piedras en las manos de los cristianos y los obligaron a apedrearlo.

 

Santa Esnandulia estaba entre estos cristianos, pero se negó a arrojar piedras al anciano sacerdote. Luego le dieron una lanza y le dijeron que matara a San José. Dijo que prefería clavar la lanza en su propio corazón que herir al santo con ella.

 

San José finalmente fue asesinado por todas las piedras que le arrojaron, y el santo diácono Aitalas también fue apedreado de la misma manera.

 

Santa Esnandulia extendió sus brazos para obras necesarias y abrió sus manos a los necesitados (Proverbios 31: 19-20), pero se negó a levantar las manos para hacer el mal contra San José.




 

© OCAMéxico-2021