Diócesis de México
Iglesia Ortodoxa en América
O. C. A.
/ Santoral / Noviembre / Santoral noviembre día 3 / Santoral noviembre - día 3 - Hieromártir Acepsimo, obispo en Persia, presbítero José y diácono Aitalas.
Hieromártir Acepsimo, obispo en Persia, presbítero José y diácono Aitalas.

image

Los mártires Acepsimo el obispo, José el presbítero y Aitalas el diácono de Persia fueron líderes de la Iglesia cristiana en la ciudad persa de Naesson. Su rebaño amaba devotamente a su jerarca por su vida ascética y su incansable trabajo pastoral.

 

El emperador Sapor ordenó a sus hombres que buscaran y mataran al clero cristiano. San Acepsimo también fue detenido, aunque ya era un hombre de ochenta años. Lo llevaron a la ciudad de Arbela, donde compareció ante el juez Ardarkh, un sacerdote pagano del dios sol. El santo anciano se negó a ofrecer sacrificios a los dioses persas. Por ello fue brutalmente golpeado y encarcelado, donde al día siguiente el sacerdote de setenta años José y el diácono Aitalas fueron brutalmente golpeados y encarcelados con él. Durante tres años, los santos estuvieron confinados y sufrieron hambre y sed.

 

El emperador Sapor llegó al templo del dios del fuego, ubicado no lejos de Arbela, y quiso echar un vistazo a los tres santos mártires. Agotados y cubiertos de heridas supurantes, los santos fueron llevados ante el emperador. Cuando les pidió que adoraran a los dioses paganos, se negaron firmemente y, en cambio, confesaron su fe en Cristo.

 

El santo obispo fue decapitado, pero el presbítero y el diácono fueron llevados a la ciudad para apedrearlos.

 

La ejecución del presbítero José se prolongó durante varias horas. Se colocó una guardia cerca del lugar de ejecución, para que los cristianos no tomaran el cuerpo del santo mártir. En la cuarta noche una fuerte tormenta de viento arrasó cerca de la ciudad, un rayo mató al guardia, el viento arrojó piedras y el cuerpo de San José desapareció.

 

El diácono Aitalas fue llevado al pueblo de Patrias, donde fue apedreado. Los cristianos enterraron en secreto su cuerpo. Un árbol creció en la tumba del santo y su fruto trajo curaciones.




 

© OCAMéxico-2021