DIOCESIS DE MEXICO
IGLESIA ORTODOXA EN AMERICA
O. C. A.
NATIVIDAD DE NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR JESUCRISTO 2016


MENSAJE PASTORAL DE SU BEATITUD,

EL METROPOLITANO TIKON.

 

 

Al Honorable clero, a los venerables monásticos y a los piadosos fieles de la iglesia ortodoxa en América,

 

Mis amados hermanos y niños bendecidos en el Señor,

 

¡Cristo ha nacido!

 

¡Glorifiquémosle!

 

En los últimos años, hemos sido cada vez más invitados a sumergirse en una gran variedad de "universos" como alternativa a nuestra vida cotidiana. Más recientemente, sin embargo, otra entrega del universo de "Star Wars" fue lanzado y seguramente habrá más por venir, junto con un sinfín de mundos cinematográficos similares y las realidades virtuales en el ámbito del deporte, entretenimiento, internet y en los medios de comunicación. Al prometer un escape de lo mundano, ese tipo de cosas muchas veces siguen y nos dejan atrapados en nuestro propio mundo de deseos y pasiones terrenales.

 

Hoy, celebramos la gran fiesta de la Natividad en la carne de nuestro Señor, Dios y Salvador Jesucristo, somos invitados a sumergirse, no en el mundo de escape, pero en ese "extraño y glorioso misterio" por qué somos transfigurado y transformado, abrazando el Reino de los cielos al tiempo que el Señor permite para abrazarnos. Nos ofrecen la posibilidad de encontrar, no deslumbrante "héroes" de la clase de tridimensional, de alta definición, sino más bien la simple belleza del nacimiento del niño Jesús.

 

En la parte del aspecto, de su extrema austeridad, no hay nada externo notable para la vista: una mujer da a luz en una cueva y su hijo en un pesebre. Pero es precisamente a través de estas realidades simples que un gran misterio (el pre-eterno), Dios abraza nuestra naturaleza humana en su plenitud, se revela en el universo. "El que adorna los cielos con las estrellas, ha sido bien contentos de haber nacido como un niño y el que tiene todos los extremos de la tierra en el hueco de las manos se acostó en un pesebre de animales."

 

En el aspecto, aparte de su extrema austeridad, no hay nada externo notable para la vista: una mujer da a luz en una cueva y su hijo en un pesebre. Pero es precisamente a través de estas realidades simples que un gran misterio (el pre-eterno) Dios abraza nuestra naturaleza humana en su plenitud, se revela al universo. " "El que adorna los cielos con las estrellas, nos ha complacidos al nacer como un bebé y él que tiene todos los extremos de la tierra en el hueco de sus manos se acostó en un pesebre de los animales del mundo."

 

Este misterio se convierte en un significativo para nosotros, a través de la vida litúrgica y sacramental de la iglesia y de nuestros pequeños esfuerzos para vivir con bondad cristiana. Esto es mucho más que ser virtuoso. El Padre Alexander Schmemann escribió: "Una persona amable es buena porque él o ella acepta a las personas como son, las cubre con amabilidad. La Bondad es bella, y es lo más hermoso en esta tierra. Las Personas virtuosas son activistas, obsesionados con el deseo de imponer sus principios y la bondad y la facilidad de condena, destruyendo, odiando... En este mundo hay una gran cantidad de virtud, y tan poca bondad ".

 

La virtud no es el objetivo, sino más bien una vida de humildad y una lucha para discernir la misma imagen del Señor en la cual nos encontramos todos. El "quién, en esencia, no se puede tocar" se envuelve como un mortal en pañales para que fuéramos hechos "partícipes de su naturaleza divina." Si hay algún elemento para escapar de aquí, radica en la vuelta lejos de pecado y de la demasiada engañosa seducción de este mundo.

 

La gracia del Espíritu Santo no es dada a nosotros por virtud o ascetismo heroico; por el contrario, está arraigada en la humildad que nos transforma como seguramente como la encarnación transforma el universo. "Que la creación ahora desechada todas las cosas de la edad, viéndote a ti creador, hecho un niño, para que a través de tu nacimiento que se forma todo nuevo, haciéndonos nuevos una vez más y llevándonos de vuelta a su primera belleza."

 

Que la alegría de esta gran fiesta pueda transfigurarnos a nosotros ahora, el año que viene y cada día de nuestras vidas mientras esperamos con plenitud el Reino de los cielos, aún no se ha revelado plenamente, pero ya está totalmente presente en la vida del cuerpo de Cristo, la Iglesia.

 

Con el amor en Cristo recién nacido,

 

+ Tikón

Arzobispo de Washington

Metropolitano de Toda América y Canadá




_____________________________

©  O.C.A. México 2017

_____________________________